fbpx
Vista de Guanajuato desde la estatua de Pípila

Descubriendo Guanajuato y San Miguel de Allende

 

 

Vista de Guanajuato desde la estatua de Pípila
Vista panorámica de Guanajuato desde la estatua de Pípila

Mientras me siento a escribir en el blog, aún siento que estoy aterrizando de mi «viaje express» a Guanajuato y San Miguel de Allende.

Hace poco más de una semana estábamos recorriendo las estrechas y laberínticas calles de estas ciudades mexicanas, y ya me encuentro de regreso en Los Ángeles, compartiendo esta experiencia contigo.

Era la primera vez que viajaba a México. A pesar de que Los Ángeles se encuentra a poco más de dos horas de la frontera entre Estado Unidos y México, hasta ahora no había tenido la oportunidad de viajar al país vecino. No por falta de ganas, que conste.

Pero, por fin, se presentó una oportunidad que no podíamos dejar escapar y así, en cuanto vimos la oferta de los billetes de avión decidimos lanzarnos a la aventura y viajar a Guanajuato.

Lo de aventura lo digo porque nunca antes había cruzado la frontera entre Estados Unidos y México, y obviamente, hacerlo a pie, en mitad de la noche, me pareció una pequeña odisea. Pero resultó ser más sencillo de lo que pensaba y tras caminar mis primeros metros en México, nos recogió un taxi que nos esperaba y llevó al aeropuerto de Tijuana. Y de ahí volamos hasta el corazón del país.

Y qué puedo decirte del estado de Guanajuato. Me ha enamorado por completo. Hace unos años, cuando un compañero de León me habló de este lugar, me pareció bonito. Colonial y muy colorido. Una lugar más que de seguro visitaría en un futuro.

No esperaba que la ciudad de Guanajuato me impresionase a los 10 minutos de estacionar el coche en el parking. No esperaba caminar por esa primera calle que nos llevó hasta la basílica y llegar a pensar, «podría quedarme a vivir aquí». Pero sí, Guanajuato me atrapó desde un primer momento.

Casas coloridas en Guanajuato
Casas coloridas en Guanajuato, México

¿Por qué? No lo sé en concreto. Imagino que por sus calles adoquinadas, sus túneles subterráneos, sus leyendas, por Don Quijote que reposa a lomos de su caballo en cada rincón de la ciudad. Pero, sobre todo, porque creí estar en casa en todo momento. En ningún momento me sentí extraña en Guanajuato. Supongo, en parte, por la amabilidad de la gente.

En un momento en el que mis amigos descansaban en el hotel, salí a explorar la ciudad por mi cuenta y me detuve a conversar con varios guanajuatenses. Pasé más de 40 minutos conversando con una amable barista que después de atenderme tuvo a la amabilidad de salir de su tetería para poder fotografiarme junto con Don Quijote y Sancho Panza.

Teatro Juarez Guanajuato
Teatro Juárez en Guanajuato, México

No sé cómo lo hicimos, pero logramos alargar las primeras veinticuatro horas al máximo. Desde que salió el sol hasta que las estudiantinas nos dejaron frente al teatro Juárez no paramos un segundo.

Y lo mismo nos pasó en San Miguel de Allende. Llegamos a primera hora de la tarde. Era domingo y la plaza principal de la ciudad estaba abarrotada. Había teatro callejero, personas vendiendo banderas de México (estaba a punto de celebrarse el Día de la Independencia) y hasta un burro siento fotografiado junto a la iglesia.

San Miguel de Allende desde el mirador
Vista de la ciudad de San Miguel de Allende, Mexico

En San Miguel probé mi primer chapulín (saltamontes) y en San Miguel bailé salsa por primera vez fuera de las cuatro paredes de la escuela a la que asistí hace dos años.

En San Miguel volví a saborear unos churros con chocolate como cuando era pequeña. Y es que, aunque en Los Ángeles existen los churros, son saben igual. Les ponen canela por encima y no me recuerdan a los que comíamos los domingos en la pastelería Aguirre de mi ciudad.

Durante nuestra estancia, la ciudad estaba siendo engalanada para celebrar el día de la Independencia de México (16 de septiembre) y como Ignacio Allende (uno de los líderes en la guerra por la independencia) fue sanmiguelense, esta fecha tiene un sentido, si cabe, más especial para los habitantes de esta bella ciudad.

San Miguel de Allende
Calle en San Miguel de Allende, México

Me regresé a Los Ángeles con ganas de querer ver y explorar más. Pero esta primera visita ha sido una buena toma de contacto. Y sabiendo lo fácil que es llegar hasta Guanajuato desde California, no tengo duda que volveré a visitar estas dos ciudades muy pronto.

Éste es el primer post de una colección que espero publicar en los próximos días/semanas. Hoy sólo quería compartir mis impresiones contigo, pero en cuanto termine de editar las fotos empezarán a llegar los tips fotográficos para que sepas a dónde ir para sacar las mejores fotos de estas ciudades mexicanas. Aunque, la verdad sea dicha, nunca me había resultado tan fácil sacar fotos bonitas y es que cuando el sujeto que tienes ante ti es bonito… ¡la mitad del trabajo ya está hecho!

Ah… ¡y antes de que se me olvide! He creado un vídeo con mis impresiones de Guanajuato y San Miguel de Allende. Te invito a que lo veas y si te gusta, ¡compártelo!

Actualizado 19/10/2015

2 comentarios en “Descubriendo Guanajuato y San Miguel de Allende”

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies