fbpx
Conocer Japón: 21 Curiosidades que (tal vez) desconocías

Conocer Japón: 21 Curiosidades que (tal vez) desconocías

Cada lugar tiene sus costumbres, y el país del sol naciente no iba a ser menos. En el post de esta semana recopilamos 21 curiosidades que (tal vez) desconocías y que esperamos te permitan conocer Japón mejor

Durante los días que estuvimos de visita en Japón, observé que había costumbres muy distintas a la española y la estadounidense, los dos países en los que resido o he residido. Cosas que a nosotros nos pueden parecen incluso un poco extrañas, pero para ellos forman parte de su día a día. Un día les pregunté a mis amigos si habían observado ciertas curiosidades  y ellos aportaron más sugerencias a lista que creé. ¿Estás listo para conocer Japón y aprender algunas cosas que hacen que este lugar sea único en el mundo?

1.Cortesía y amabilidad

Conocer Japón significa conocer sus costumbres y ser respetuosos con estas tradiciones. Los japoneses son conocidos por su buena educación y, durante nuestro viaje al país nipón, pude constatar por qué tienen esta fama. A lo largo de los días, todas las personas con las que tuvimos algún tipo de interacción nos atendieron con amabilidad, respeto y cortesía. Esta educación se manifestaba en dos forma: 1) Inclinación al saludarnos (de esto ya hablaremos más detenidamente en otro punto) y 2) Sonrisas constantes.

Tanto si visitábamos un lugar turísticos, como si salíamos de un restaurante todos nos atendieron con la mayor educación.

2.Respeto al mayor

Quizá esta educación esté más palpable a la hora de tratar al mayor. Aunque en el seno de mi familia siempre me enseñaron a tratar con respeto al mayor, muchas veces veía que en mi ciudad a la gente no le importaba eso. Muchas veces, los ancianos tenían que realizar el trayecto en autobús de pie o estando incómodos.

En Japón no es así. De hecho, cuando te desplazas en transporte público, las normas son bastante claras con respecto a cómo se deben tratar no sólo a los ancianos sino también a las mujeres embarazadas o con alguna discapacidad.

Un tip para que quedes bien con los locales: Si estás sentado en uno de los asientos del metro con preferencia para personas de la tercera edad, discapacitadas o embarazadas, y ves que entra una persona que cumple con estos requisitos en el metro, levántate y señalando el asiento dile: Do ̄zo (どーぞ). En japonés quiere decir: «aquí tiene» o «tenga». Lo más seguro es que agache su cabeza en repetidas ocasiones o se niegue a sentarse, pero insiste, nunca está demás ser educado como ellos.

Gracias a nuestra amiga Kazuyo por los tips que nos dio cuando la visitamos en Tokyo y que nos permitió conocer Japón un poco mejor. 

3.Volante a la derecha

Los japoneses, al igual que los británicos, conducen por la izquierda y tienen el volante del coche a la derecha. Esto es algo que debes tener en cuenta si decides alquilar un vehículo para desplazarte por la ciudad. A diferencia de Londres o Dublín, donde es habitual encontrarte con indicaciones de hacia dónde debes mirar en un paso de zebra («look right»), en Japón no te recuerdan en qué sentido circula el tráfico. Lo dan por hecho.

Por ello, sé consciente de que el sentido del tráfico es el opuesto al tuyo y antes de cruzar. Mira siempre a ambos lados de la carretera.

4.Subir por la izquierda, bajar por la derecha

Siguiendo con las normas de tráfico, los transeúntes, sobre todo si se encuentran en la estación de metro/ferrocarril, también deben caminar en un sentido. Todo está perfectamente señalizado. Si vas ascendiendo desde la planta donde se encuentran las vías hasta la superficie, deberás caminar por la izquierda. Si, por el contrario, vas descendiendo hacia las vías, ve por la derecha.

5.También en las escaleras mecánicas

El sentido del tráfico transeúnte también se traslada a las escaleras mecánicas. Si estás subiendo las escaleras desde las vías y hacia el exterior y dejas que las escaleras te lleven hasta la planta superior, sitúate a la izquierda de las mismas para dejar que aquéllos que si van con prisa puedan adelantarte por la derecha. Sé respetuoso y acuérdate de mantener esta norma siempre que uses las escaleras.

Paso de peatones Tokyo
Paso de peatones con claras indicaciones para peatón y bicicleta

6.Indicaciones para todo

Una cosa que nos llamó mucho la atención de las estaciones de metro en Tokyo es que tienen pósters con indicaciones para todo. Y lo más curioso es que, incluso, cuando se trata de cuestiones serias como hacer uso del transporte público en estado de embriaguez, las indicaciones son bastante cómicas. Es conocido por todos que a los japoneses les gustan mucho las ilustraciones, el anime, el manga, etc. Pero no esperábamos ver pósters en los que alarmaban a los transeúntes con unas imágenes tan gráficas. Mira este ejemplo de abajo:

Letrero en una estación de metro en Tokyo
Letrero en una estación de metro en Tokyo

7.Silencio se ha dicho

En su costumbre por ser respetuosos con el prójimo, los japoneses tienen unas normas de comportamiento en ciertos espacios públicos. En el metro, es obligatorio silenciar los teléfonos móviles para no molestar a la gente. Hay indicaciones en cada vagón para recordarte que debes ser silencioso.

En determinados puntos del vagón, no sólo hay que silenciar el teléfono, sino que además se exige apagarlo. Y es que, en estas áreas no está permitido hablar por teléfono por respeto a los demás.

8.A ponerse de cuclillas

En algún momento, cuando estés visitando un museo o castillo japonés, es posible que necesites ir al baño. Antes de hacerlo presta atención al lugar, hay baños occidentales y orientales. Los orientales no tienen asiento, simplemente hay una ranura (un agujero) por el que deberás dejar pasar tus… necesidades. Así que tendrás que ponerte de cuclillas. Sinceramente, aunque al principio me pareció un poco extraño, lo cierto es que un sistema bastante más limpio e higiénico que el nuestro.

Baño de estilo oriental en el castillo de Nijo-jo, Kyoto.
Baño de estilo oriental en el castillo de Nijo-jo, Kyoto.

9.Inclinaciones… para todo

Sabemos que en los países orientales es costumbre hacer una inclinación como muestra de respeto. Conocer Japón significa comprender que las muestras efusivas no son tan habituales como en España o LATAM. Los saludos son más fríos y en muchas ocasiones, los abrazos son sustituidos por inclinaciones.

Las inclinaciones también se utilizan cuando das las gracias, cuando pides permiso, cuando pides perdón. Me di cuenta de que a lo largo del día, realizamos unas cuantas inclinaciones.

Generalmente, la inclinación es únicamente de cabeza. En caso de querer mostrar más respeto, el ángulo de la inclinación será más exagerado. Recuerdo que cuando subimos a la torre de Kyoto, la azafata que nos acercó al ascensor hizo una inclinación de casi 45 grados. Me llamó la atención lo educada que fue con nosotros.

10.Un detallito (casi) obligatorio

Es costumbre japonesa dar regalos tanto si eres el que invita como si eres el invitado. A la hora de conocer Japón y querer entender sus costumbres, debes saber que es un hábito realizar un intercambio de regalos. Si vas a viajar al país nipón y tienes pensado quedar con alguna persona que sea de Japón o resida en el país del sol naciente, asegúrate de llevar un detallito.

En nuestro caso, quedamos con una amiga que hicimos en UCLA, cuando éramos estudiantes. Le llevamos un detallito porque, conociendo la tradición japonesa, sabíamos que ella nos iba a dar algo.

Y no falló, al término de la cena, nuestra amiga sacó un regalo para mi amiga Laura y otro para mí. Imagínate si no hubiéramos tenido nada con qué obsequiarle.

Por absurdo que te parezca el detalle, llévalo contigo y entrégaselo. Te lo agradecerá. Es parte de su cultura.

11.Recibe el regalo… con dos manos

Tanto si estás en la pastelería de la estación de metro, como si has quedado con un amigo o si alguien te da su tarjeta de visita, usa siempre las dos manos como señal de respeto.

En ocaciones esto no será posible porque puede que tengas la otra mano ocupada con algo. Pero siempre que sea posible, hazlo. Esta costumbre forma parte de conocer Japón y esto es algo a lo que me acostumbré rápidamente y al final casi te sale de forma automática inclinar la cabeza a la vez que recoges el cambio con las dos manos.

12.A cenar… descalzos

Hay restaurantes modernos, completamente occidentales y los hay más tradicionales, en los que tendrás que dejar tu calzado en la entrada del restaurante. Asegúrate de que tus calcetines no tienen mil agujeros. Leí este comentario en un post de japonismo y la verdad es que me fue de gran ayuda porque, desde que tengo un perro, mis calcetines no aguantan mucho tiempo intactos.

Antes de entrar en el restaurante, te darán una bolsa de plástico donde deberás guardar tu calzado y después te llevarán a tu mesa a comer/cenar. Ponte cómodo y disfruta.

13.Fumar está permitido

Algo que me llamó la atención es lo mucho que fuman los japoneses. Sentí que volví a la España de 2010… ¡Es broma! Pero, aunque en muchos restaurantes los espacios para fumadores y no fumadores están delimitados y divididos, en otros no.

Así que si te molestan los humos, te recomiendo que antes de sentarte y pedir la comida, mires a tu alrededor para ver si en ese restaurante en concreto los fumadores y nos fumadores están compartiendo espacio.

14. Sopas a todas horas

Es muy probable que en muchos de los restaurantes que visites te sirvan «miso soup» de forma complementaria. A nosotros nos vino muy bien, la verdad, porque visitamos Japón en diciembre y los meses invernales son bastantes fríos en el país del sol naciente. Por ello, nos vino de maravilla recibir una sopita calentita con cada comida.

Ahora, tengo que advertirte, la sopa y los fideos van a formar parte fundamental de tu alimentación diaria en Japón. Incluso cuando íbamos a restaurantes de estilo diferente, de alguna u otra forma terminábamos con sopas 😉 Estás avisado.

15.Nada de propinas

Otras de las costumbres a las que debes hacerte a la hora de conocer Japón y su cultura es que en el país nipón no se deja propina. Ni siquiera la vuelta, como solemos hacer en España. Nada. El cambio exacto. Ni un céntimo de más o de menos.

Después de 6 años viviendo en los Estados Unidos, donde es prácticamente una obligación dejar entre un 18 y 20% de propina, se me hacía raro no dejar ni tan siquiera 100 yenes o el cambio.

No lo hagas, es posible que incluso te sigan para devolverte los 10 yenes que les has dado de más.

16.Un concepto de comida rápida diferente

¿Y si andas con prisa y no te da tiempo de sentarte en un restaurante? No hay problema… En Tokyo existen máquinas expendedoras de comida. Bueno, en realidad, la máquina no te saca la tempura, pero sí que haces el pedido desde la máquina. Curioso, ¿verdad?

Cuando estuvimos en el barrio de Shinju-ku, andábamos sin WIFI (sí, porque me dejé el aparatito de MIFI en casa) y con dificultades para decidirnos donde comer y qué comer. Y Laura, nuestra Yelp personal, dio con una cadena llamada Iwanoto Q. Decidimos probar en qué consistía eso de introducir unas monedas en la máquina, escoger la opción de menú que nos gustara y que el cocinero nos los sirviera al rato.

Creo que acertamos 50-50. Hubo platos en que nos trajeron algo que no esperábamos y otros que estaban bien. Pero como experiencia, me atrevería a decir que es algo que no olvidaremos nunca.

Máquina expendedora de comida en Tokyo
Máquina expendedora de comida en Tokyo

17.Tu bici está a salvo

¿Se te ha ocurrido alguna vez salir de casa en bici y no candarla al árbol o poste más cercano? Ni loco, ¿verdad? Conocer Japón es entender que tu bici estará a salvo en la calle. No tienes que ponerle candado. Simplemente apárcalo donde veas las demás bicicletas. Haz tu  mandado o lo que tengas que hacer. Cuando vuelvas, tu bici seguirá ahí aparcada.

Creo que este hecho indica claramente el nivel de seguridad que hay en el país. Esto no sólo sucede con las bicicletas, sino con todo en general. Cuando estuvimos visitando a nuestra amiga Kazuyo en la estación de Tokyo, nos dimos cuenta de que a alguien se le habían caído las llaves. Kazuyo se agachó, cogió las llaves, y las colocó en la escalera de entrada al metro. Todo es así. Si hubiera sido una cartera, ten por seguro que habrían hecho lo mismo.  Aquí, en Los Ángeles, esa cartera, las tarjetas y el dinero que llevaban, habrían desaparecido en 5 segundos.

18.Seriedad y dignidad en el puesto de trabajo

En un mundo en el que parece que todos debemos ser médicos, ingenieros o abogados, me pareció alentador ver que en Japón todos, bien seas barrendero, cocinero o el que dirige el tráfico en la estación de autobuses, ejercen su trabajo con la mayor seriedad.

Todos bien uniformados y serios, erguidos. Me gustó ver cómo en Japón todos son conscientes de que cada puesto de trabajo cumple una función esencial en esta sociedad tan organizada. Todos son igual de importantes. Ojalá en todos los países fuera así.

19.Clink-clink, clink-clink en la noche

Esta sugerencia me la aportó Laura. Estábamos un día en casa cuando me preguntó si por las noches oía un «clink-clink, clink-clink» (No sé qué otra onomatopeya darle, pero es el sonido que hacen dos palitos cuando los golpeamos ligeramente) y una persona diciendo algo en japonés.

Para el sueño tan ligero que suelo tener, he de decir que esas noches en Japón dormí como un tronco y no me enteré de nada, al menos hasta que ella lo mencionó. Y entonces, sí, lo oí. ¿Qué era ese sonido?

Eran bomberos voluntarios que cada noche recorrían las calles de la ciudad para avisar a los ciudadanos que todo estaba en orden y no había ningún incendio. Así que si viajas en invierno, aquí tienes una curiosidad práctica.

20.No es país de graffiti y gente sin techo

Este punto va asociado con lo que ya comenté en el post anterior sobre la limpieza y organización que hay en este país. Durante los días que estuvimos en Tokyo y Kyoto, sólo vimos una persona sin techo y un graffiti en toda la ciudad. Esto sucedió casi al mismo tiempo, mientras recorríamos el concurrido barrio de Shibuya.

Es el lugar más turístico de la ciudad; una especie de Times Square a la japonesa. De hecho, dicen que el cruce más transitado y concurrido se encuentra precisamente aquí, en Shibuya.

Pues bien, mientras paseábamos por esta zona, entramos en una tienda de guitarras durante un rato y al salir, se acercó un mendigo a pedir limosna. Al principio le dije que no, pero hablando con mi amiga Flavia, nos dimos cuenta de que era la única sin techo que habíamos visto hasta la fecha. Así que nos volvimos a acercar a ella y le dimos unos yenes. Para nuestra sorpresa… ¡nos dio las gracias en español!

Unos metros más arriba nos encontramos con los únicos graffiti que vimos durante toda la estancia. Curiosamente, ambos ocurrieron en la misma zona turística. No quiero aventurarme demasiado, pero me atrevería a decir que esa firma que vimos en la pared no era de un japonés.

21.Año Nuevo, en silencio

Acostumbrados a lo ruidosos que somos en los países hispanos, nos llamó un poco la atención lo silenciosa que fue la entrada del Nuevo Año. Nos acercamos al templo de Senso-ji cuando quedaban 15 minutos para la media noche y nos preparamos para dar la bienvenida al 2016. Teníamos adornos, matasuegras, todo el tingaldo. 3, 2, 1… y no nos dimos cuenta de cuándo dieron las 00:00 porque ya había pasado!

Así que si vas a pasar la Nochevieja en Japón, te recomiendo que elijas otro lugar más concurrido para armar el barullo que estamos acostumbrados a hacer nosotros.

Espero que te hayan gustado estas curiosidades y que te hayan permitido conocer Japón algo mejor.

Si ya conoces el país nipón, ¿qué otras curiosidades que no haya mencionado te llamaron la atención? Compártelo en los comentarios de abajo.

Para recibir la última información sobre viajes y fotografía, te recomiendo que sigas mi cuenta de Instagram o Facebook.

2 Replies to “Conocer Japón: 21 Curiosidades que (tal vez) desconocías”

  • […] Un detalle a tener en cuenta es que en Japón no se dejan propinas, ni tan siquiera la vuelta. Cuando pagues la cuenta, asegúrate de recoger todo el cambio. Hablo más de esto y otras costumbres en un post en el que comparto 21 curiosidades sobre el país nipón. […]

  • Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies